Quiénes somos

Cristina Pérez

Hace 20 años tomé contacto con el yoga porque sentí que debía hacer algún cambio. Algo no funcionaba bien, los pensamientos y acciones me oprimían. Decidí buscar, sentir, respirar... De mi práctica surgió mi vocación y eso es lo que hago ahora, practicar y enseñar. Compartir.

De la mano de Sanatana Dharma inicié el camino para ser profesora, partiendo de que la exploración con honestidad de los propios miedos suele ser el mejor modo de que florezca la felicidad.

De los diversos estilos de yoga, fue el yoga dinámico y mi profesor Rafael González el que me aportó mayor sensibilidad y respeto por mi cuerpo y mis limitaciones.

Aprendí a conectarme con mis sensaciones, descubriendo cómo las acciones realizadas producen impacto en el cuerpo y la mente.

Aprendía moverme con más integridad y seguridad, usando el movimiento para liberar el cuerpo y la mente de las tensiones y prepararlo para la quietud.

Empecé sintiendo aquello que sientes cuando conectas con el yoga: libertad de movimientos, conexión con la respiración. De forma que la mente entra en un estado de calma y atención sin esfuerzo. Lo que se llama 'meditación en acción'.

Te invito a iniciarte en una práctica que te ayudará a descubrir tu potencial, desarrollando la habilidad de observarte con atención al momento presente, y a entrar en contacto con tu naturaleza más profunda.

Con tu práctica regular irás liberando tu cuerpo de tensiones y te sentirás más flexible, siempre recordando que no se trata de lo que puedes hacer sino de lo que puedas sentir.

No es cuestión de hazañas, logros, fuerzas y flexibilidad, sino de lo que estás sintiendo en cada momento a través de la indagación y la búsqueda. Un cambio, sea cual sea.

Te invito a despertar el amor por ti mismo.